¿Qué es la fimosis?
La fimosis consiste en la imposibilidad para la retracción del prepucio. De manera fisiológica la piel prepucial y el glande están adheridos y comienzan a separarse al final de la gestación mediante una descamación. Generalmente al nacimiento aún no se ha completado este proceso y por ello es normal que al nacimiento y en los meses sucesivos no se pueda retraer la piel prepucial. A medida que el niño se desarrolla crece, el crecimiento del pene, el comienzo de las erecciones fisiológicas y la descamación consiguen que el prepucio se separe del glande y la piel del prepucio pueda bajar hasta exponer la totalidad del glande.

¿Cómo la podemos detectar?
Es importante una exploración por un especialista para determinar si existe una fimosis definida o se trata de unas adherencias balanoprepuciales, ya que el tratamiento es distinto.

¿Cuál es la edad ideal para el tratamiento?
La edad de tratamiento suele coincidir con la retirada del pañal, es decir, sobre los dos años y medio. Existen excepciones, ya que aquellos pacientes en los que la fimosis produce infecciones urinarias por no permitir un correcto vaciado de orina deben ser intervenidos con mayor premura.

La edad ideal del tratamiento suele ser sobre los dos años y medio.

¿Qué consecuencias puede tener no tratarlo a tiempo?
La fimosis puede producir molestias con las erecciones, en los casos severos dificultad para realizar la micción y en consecuencia infecciones urinarias. La imposibilidad para la retracción del prepucio produce relaciones sexuales dolorosas.

¿En qué consiste el tratamiento?
Los casos muy leves pueden solucionarse con la aplicación de cremas con corticoides con el objetivo de aumentar la laxitud cutánea y favorecer la retracción, pero el abuso de estas cremas o su aplicación en los casos no indicados puede incrementar la estrechez del prepucio.

El tratamiento principal consiste en la circuncisión mediante la resección de la zona cutánea estrecha para favorecer la retracción prepucial y la exposición del glande. Existen técnicas alternativas para los casos más leves que consisten en plastias prepuciales para evitar resecar prepucio pero si se realizan en casos de estenosis severas el resultado estético suele ser insatisfactorio.